Fiambre para sandwiches

Fiambre para sandwiches

Pues sí, un companaje que se puede cortar en lochas finas y poner en un sandwich. La receta la hemos adaptado de vegan dad -es prácticamente la misma-. Se puede guardar en el frigorífico e incluso congelar.

Ingredientes:

  • Una taza de judías cocidas
  • 2 tazas de agua
  • 1/4 de taza de aceite y un poquito más de aceite para "pintar" la masa al meterla al horno.
  • 2 cucharaditas de sal
  • 2 cucharaditas de pimentón
  • 2 cucharaditas de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de hinojo
  • 1 cucharadita de salvia
  • 1 cucharadita de pimienta blanca molida
  • 2 cucharaditas de salsa de soja
  • 2 tazas y 1/2 de gluten de trigo.

Varía las especias a tu gusto. Con esas cantidades, no queda un sabor demasiado intenso.

Preparación:

Vamos a hacer una especie de embutido, que primero vamos a cocer al vapor y luego vamos a terminar dándole algo de corteza con el horno.

Mezclamos bien todos los ingredientes, a excepción del gluten, y trituramos bien fino. Finalmente, añadimos el gluten y hacemos una masa. Debemos amasar unos minutos, hasta que el gluten se vuelve elástico. Si nos pasamos amasando, pueden quedar atrapadas burbujas de aire en la masa, que es lo que nos ha pasado a nosotros -como se aprecia en la foto-.No tiene relevancia para el sabor. Tan solo queda algo más feo.

Le damos a la masa forma de cilindro, y lo envolvemos bien en papel film transparente, dando varias vueltas. Con un palillo o un punzón pinchamos unas cuantas veces el papel film, para que si se produce vapor en el interior pueda salir por las perforaciones y no reviente el plástico. Ponemos el cilindro al vapor durante una hora.

Pasado ese tiempo, lo sacamos del plástico y lo embadurnamos un poco con aceite de oliva. Lo metemos al horno por 45 minutos más a 180ºC, para que forme una ligera corteza y endurezca un poco.

Ya está. Una vez frío menguará un poco, pero la preparación es lo suficientemente elástica como para cortarla en lonchas finas. Se puede guardar en el frigorífico bien cerrado unos pocos días.

Yo lo corto en lonchas finas y las guardo congeladas, separadas por un poco de papel film. A la hora de utilizarlas, preparo el sandwich directamente con la loncha congelada, porque lo voy a comer unas horas despues. Para cuando llega ese momento, las lonchas están ya a temperatura ambiente, porque son finas y tienen humedad.

Por supuesto, también se puede utilizar en filetes algo más gruesos, o troceado.

 

 


 

Síguenos en Facebook