Tomates rellenos de acelgas



Un plato apto sólo para quienes les guste el tomate asado, pero quizá sorperendente para quienes piensan que las acelgas son unas verduras insípidas, alegradas con un discreto toque de piñones.


Este plato es algo laborioso, pero no complicado.

Ingredientes:

  • 1 manojo de acelgas
  • 4 tomates maduros
  • sal
  • pimienta
  • piñones al gusto
  • aceite

Preparación:



Lo primero que se debe hacer, y que es lo más trabajoso, es lavar las acelgas y cortarlas en juliana. Las colocamos en la vaporera y las cocemos durante 30 minutos como máximo desde que el agua empieza a hervir.

Tradicionalmente se nos ha dicho que a las acelgas hay que quitarles los hilos de las pencas. Bien, si cocinamos las acelgas con la vaporera este paso es absolutamente innecesario. Además, al cortarla en juliana, tampoco tenemos que preocuparnos en exceso con los tiempos de cocción. La penca no necesitará tanto tiempo para estar blanda como cuando trabajamos con trozos grandes,

Mientras la acelga se cuece en la vaporera, precalentamos en horno a 200 ºC y vamos lavando y preparando los tomates. Una vez limpios les cortamos la parte superior, la de las hojas, y lo vaciamos. El tomate vaciado se reserva en un bol.

Cuando las acelgas están cocidas las añadimos al bol con el tomate, se mezcla bien y añadimos entonces la pimienta, y los piñones. Removemos bien.

A continuación, preparamos la fuente del horno engrasando el fondo ligeramente con aceite, colocamos los tomates, los rellenamos y los tapamos con su propia tapa. Con el relleno que nos sobra cubrimos la fuente y al horno a 250ºC durante 20 minutos aproximadamente o hasta que el tomate esté a nuestro gusto.


 

Síguenos en Facebook