Bizcocho de jinjoles, o azofaifos

 

Bizcocho de jinjoles

El jínjol (en mi pueblo lo pronuncian "yínyol") es el fruto del arbusto ziziphus zizyphus, también conocido como azofaifo. Cuando el fruto está en su punto, tiene un sabor similar a una manzana, pero más aromático, aunque la textura es mucho más elástica. Creo que no se comercializa porque el fruto no aguanta mucho. En pocos días se hace malo... y además... les gusta mucho a los pájaros y a los insectos, con lo que prácticamente... o lo coges del arbol cuando está en su punto... o nada. Sin embargo, procedente de China, nos han regalado una bolsa de jinjoles secos.

Jinjoles, azofaifosBueno... Hay que darle uso. :-D Al estar secos tienen un sabor bastante más reconcentrado.

 

azofaifo

Jinjoles frescos.
imagen de wikipedia.
Autor: Tirithel 2011.

Tienen un hueso fino, similar al de un dátil, que hay que quitar.

Los hemos troceado y puestos a rehidratar en agua templada durante una hora.

 

Ingredientes:

  • unos cuantos jinjoles, troceados y rehidratados
  • Tres tazas de harina
  • Cuatro sobres de gasificante químico en frio (gaseosa en polvo con componentes separados)
  • Una taza de azúcar
  • Dos cucharadas de semillas lino
  • Media taza de aceite suave (de girasol, por ejemplo)
  • Una taza de leche de soja
  • Un poco de canela molida

Preparación:

Precalentamos el horno a 180º y preparamos un molde bien engrasado, o recubierto de papel de hornear.

Tamizamos la harina, y la mezclamos con los componentes secos: el azúcar, el gasificante y la canela.

Lino a remojoEl lino lo vamos a utilizar para que el mucílago (la fibra que recubre la semilla) ayude a dar coherencia a la masa... es decir, actúen un poco de "pegamento". Ponemos el lino en una taza y lo cubrimos de agua hirviendo... que le sobrepase un dedo. Lo dejamos reposar unos minutos, y colamos el agua: ese agua es la que necesitaremos. Las semillas las podemos descartar. Fíjate en la foto de la derecha: al poner el lino a remojo las semillas no se tocan: es debido a las fibras que hay en la cáscara y que se han hichado y hecho gelatinosas con el agua caliente. Al colar el líquido, gran parte de esas fibras queda en él. Notarás como el líquido es muy espeso.

Añadimos a la harina este líquido, junto con el aceite y la leche de soja. Mezclamos bien con unas varillas e inmediatamente vertemos sobre el molde y lo metemos al horno a 180º durante 50 minutos. Si te apetece, puedes decorar un poco la superficie con canela y azúcar.

Pasado ese tiempo lo sacamos, esperamos unos 5 minutos y delmoldamos sobre una rejilla, para que pierda humedad.

 


 

Síguenos en Facebook